EspañolCatalàEnglishFrances
Google Maps
    Tarragona

Tarraco romana: el legado de Roma

Tarragona romana

Descubre, con un agradable paseo, los principales monumentos de la Tarraco romana y que, en el año 2000, merecieron la distinción de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. La visita de los mismos permite conocer mejor la sociedad romana, así como entender la relación que se estableció entre ambos.

La visita incluye:

  • Guía oficial
  • Maqueta de la Tarraco romana


La cantidad de posibles monumentos a visitar en esta ruta hará necesaria una elección previa por su parte de algunos de ellos, en función de su interés y tiempo disponible.

Maqueta de la Tarraco romana: (incluido)

Permite una presentación del urbanismo, la topografía y los principales monumentos arquitectónicos de la ciudad romana de Tarraco en el siglo II d. C., a través de una maqueta de 21 metros cuadrados que permite visualizar las tres terrazas monumentales en que se dividió la zona pública de la capital de la Tarraconense.

Muralla/Paseo Arqueológico: (opcional)

Interesante paseo ajardinado junto a la muralla romana, de la que se conserva un tramo de 1.5 kilómetros, con una media de 12 metros de alto y un ancho que oscila entre 4 y 6 metros. La muralla de Tarragona se erige como el monumento romano más antiguo de la Península Ibérica. El recorrido presenta, además del muro defensivo, tres torres y varias puertas de acceso al interior de la ciudad.

Foro Provincial: (incluido)

Por su condición de capital de la provincia Hispania Citerior, Tarraco contaba con un Foro Provincial, donde se desarrollaba la vida política, jurídica y religiosa de la provincia. Se trata de uno de los foros más extensos del Imperio romano, cercano a las 8 hectáreas. Se divide en dos terrazas, la superior dedicada al culto imperial y otra inferior concebida como una gran plaza de representación. En uno de los extremos de esta plaza, se conserva uno de los muros de cierre donde es fácil entrever su majestuosidad.

Museo Arqueológico Nacional (MNAT): (opcional)

La visita interior del Museo comienza con un audiovisual sobre la presencia del emperador Adriano en Tarraco (según disponibilidad). A continuación, se realiza un recorrido selectivo por las salas más interesantes del Museo: la Sala de Mosaicos, con ejemplares de diferentes técnicas y soportes, y la Sala de Objetos, que nos permite conocer los utensilios cotidianos de la sociedad romana.

Pretorio-Circo: (opcional)

La Torre del Pretorio fue concebida como uno de los principales accesos al Foro Provincial desde el Circo romano, reformada posteriormente durante la Edad Media para albergar a los condes-reyes catalanes en sus visitas a la ciudad. Desde el interior de la torre, se accede al Circo romano, donde tenían lugar las carreras de caballos que podían presenciar hasta 30000 espectadores. El Circo conserva en su interior hasta 90 metros de una de las bóvedas constructivas que sostenían las gradas, así como una parte importante del graderío, desde donde pueden admirarse las extraordinarias dimensiones del edificio.

Anfiteatro: (opcional)

El Anfiteatro fue el último edificio público construido en Tarraco en el siglo II d. C., que por falta de espacio intramuros se construyó fuera de las murallas, cercano al mar. Se trata de un edificio lúdico destinado a las luchas de gladiadores y animales salvajes, la reconstrucción de batallas y las ejecuciones públicas, con una capacidad aproximada para 12000 espectadores. Es posible acceder al graderío del edificio, así como bajar a la arena, espacio donde fueron construidas dos iglesias medievales en conmemoración del martirio del obispo Fructuoso en el año 259.

Foro de la Colonia: (opcional)

En el interior de la ciudad residencial romana, se alzaba el Foro de la Colonia, corazón de la vida política y auténtico centro administrativo y comercial de Tarraco. De los numerosos edificios y estructuras que en su día formaron parte integrante del foro, se conservan parte de la basílica jurídica y sus imponentes columnas corintias, la plaza de estatuas, unas tabernae, unas cisternas para aceite y vino y parte de una calle enlosada.

Necrópolis: (opcional)

De acuerdo con la ley y la praxis romana sobre enterramientos, los principales cementerios de las ciudades romanas se situaron extramuros. Los terrenos vecinos al río Francolí, el río Tulcis de época romana, alojaron una de las más importantes necrópolis de inhumación de la ciudad. Esta necrópolis se convertirá en una de las más activas del mundo romano después de la sepultura de los restos de los mártires locales Fructuoso, Augurio y Eulogio. Aunque actualmente cerrada al público, se visita la exposición “El mundo de la muerte”, donde se exhiben materiales de gran interés sobre las antiguas excavaciones, así como magníficos objetos recuperados en el desarrollo de las mismas, como sarcófagos, laudas de mosaico o la muñeca de marfil articulada procedente de un sepulcro infantil de los siglos III-IV d. C.

Twitter Redes sociales